Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Bolsonaro prohíbe que las empresas despidan a los empleados que no se quieran vacunar contra el Covid-19

 Aquellos despedidos podrán presentarse ante la justicia y exigir su reincorporación o una abultada indemnización. El gobierno busca reducir...

 Aquellos despedidos podrán presentarse ante la justicia y exigir su reincorporación o una abultada indemnización. El gobierno busca reducir la discriminación laboral por cuestiones sanitarias.


El presidente Jair Bolsonaro publicó este lunes, 1ro de noviembre, un decreto que prohíbe el despido de empleados del sector público y privado por no presentar un certificado de vacunación. También se prohíbe a las empresas y al Estado pedir en los procesos de selección cualquier documento que acredite la inmunización contra el Covid-19, una medida para evitar la discriminación sanitaria.


La ordenanza, que lleva la firma del ministro de Trabajo, Onyx Lorenzoni, artífice de la medida, reglamenta que la ruptura de los vínculos profesionales por este motivo da derecho a los empleados a una indemnización por daños morales y a la posibilidad de elegir entre la reincorporación con el reembolso íntegro de todo el periodo de baja o la percepción de una remuneración doble por el mismo periodo.


En un vídeo publicado en las redes sociales, Lorenzoni da los argumentos del por qué de este decreto. Según el ministro, tanto la Constitución Federal de 1988 como la Consolidación de las Leyes del Trabajo (CLT) tienen como fundamento evitar la discriminación laboral. “En ninguna parte se concibe la exigencia de un pasaporte sanitario. Al contrario, hay libre albedrío, hay una decisión que es del foro íntimo de cada persona“, dijo.

Esta es una de las primeras medidas que toma Jair Bolsonaro para aminorar el impacto de las restricciones sanitarias que impusieron los gobernadores e intendentes. Cabe recordar que desde abril del 2020, la Corte Suprema resolvió quitarle las facultades al Presidente de la República de gestionar la pandemia, y este poder se lo entregó íntegramente a los gobernadores locales.


Es por esto que, valiéndose de la decisión del máximo tribunal, dominado por jueces de izquierda, algunos gobernadores están ignorando el decreto. En dirección contraria al gobierno federal, la ciudad de São Paulo ha despedido a los empleados que se negaron a vacunarse contra el Covid-19.


Como informó la revista Oeste, desde el lunes tres personas que ocupaban cargos públicos fueron despedidas por no estar vacunadas. Y eso no es todo: los concursantes para su reemplazo deberán presentar certificado de vacunación.


Desde el pasado jueves 28, el ayuntamiento de São Paulo también exige la presentación del pasaporte sanitario para entrar en el edificio Matarazzo, sede del gobierno municipal. La gestión de Ricardo Nunes (MDB), alcalde de la ciudad, está violando los derechos humanos de los paulistas y generando ciudadanos de primera y segunda clase.


Siguiendo el ejemplo de Nunes, el gobernador de Bahía, Rui Costa (PT), anunció que solamente los funcionarios que hayan recibido dos dosis de la vacuna contra el Covid-19 podrán trabajar en las oficinas públicas del estado. Según el PT, la misma medida se aplica a las empresas que tengan contratos con el Estado.


Todos estos casos deberán ser llevados a la Justicia, ya que no está claro si el decreto de Bolsonaro y Lorenzoni entra dentro de la “gestión de la pandemia” que resolvió la Corte Suprema, o si esto ya sería una medida de “pos pandemia”.


La DERECHA DIARIO

No hay comentarios