Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


La provincia de Buenos Aires denunció los PCR truchos y pidió extremar los controles en las fronteras

 La provincia de Buenos Aires está en alerta por la situación sanitaria que atraviesan países latinoamericanos y otras naciones que suelen s...

 La provincia de Buenos Aires está en alerta por la situación sanitaria que atraviesan países latinoamericanos y otras naciones que suelen ser visitadas por argentinos como los Estados Unidos y Europa. Desde el Ministerio de Salud bonaerense advierten que buena parte de los ciudadanos que ingresan lo hacen con PCR negativos truchos y que es necesario cerrar las fronteras para amortiguar el efecto de la segunda ola de coronavirus, que científicos y especialistas aseguran se dará pronto.



Uno de los últimos en advertir esta situación fue Enio García, jefe de asesores de la cartera que conduce Daniel Gollán, que este miércoles sostuvo que se debe bloquear los pasos con Brasil porque “la situación es muy preocupante”. En rigor, la inquietud por el ingreso de turistas al país nació a raíz del caso de 30 egresados con coronavirus que llegaron al país provenientes de México.


Según pudo saber TN.com.ar de fuentes oficiales, desde el 1 de febrero, ingresaron a la provincia de Buenos Aires 6190 personas desde México, de los que 991 fueron casos sospechosos: 660 se descartaron y 305 dieron positivos. “El resto está en estudio epidemiológico”, dijeron a este medio.



Además de Europa y los Estados Unidos, los que más preocupan a la Argentina son Brasil, Chile, México, Perú, Ecuador y Panamá. Para este segmento de naciones se resolvió reducir entre un 10% y un 30% los vuelos. El Gobierno estudia la posibilidad de endurecer los controles para quienes vuelvan al país, que a partir de ahora tendrían que pagarse su test PCR y hacer el aislamiento en un hotel. Las medidas buscan desalentar los viajes al extranjero que no sean estrictamente necesarios.


La Ciudad y la Provincia son las jurisdicciones que reciben la mayor parte de las personas que ingresan al país vía Ezeiza, y el virus comienza a diseminarse con rapidez. Hay particular preocupación por la cepa de Manaos, la británica y la de Sudáfrica. El propio Fernán Quirós, ministro de Salud porteño, pidió evitar los viajes al extranjero.


“No hay ninguna duda, hay que cerrar, la situación es muy preocupante”, dijo García sobre el contexto sanitario de Brasil. De acuerdo a las últimas cifras oficiales dadas a conocer por el gobierno de Jair Bolsonaro, se reportaron en el país vecino 2841 muertos y casi 84 mil nuevos contagios.



La circulación de argentinos por países como Paraguay, Uruguay y Chile también es otra cuestión que ocupa a las autoridades. Días atrás, Gollán anunció que se comenzarán a realizar test PCR en Ezeiza para los residentes bonaerenses. Las pruebas se aplicarán sobre quienes provengan de países considerados “de riesgo”.


“Ya no se puede creer en los PCR que vienen de afuera, esto pasa en Europa también. Se venden para viajar”, señalaron. Por el momento solo los residentes en la Ciudad de Buenos Aires son sometidos a test.


Las autoridades que responden a Axel Kicillof buscan llegar al inicio del otoño con la mejor situación sanitaria posible. El escenario no es el mejor, en los últimos días se registró una leve suba de casos y la falta de vacunas expone a serios riesgos a las personas mayores de 60 años. De hecho, solo quedan poco más de 227 mil sueros sin distribuir, de acuerdo a la última actualización del Monitor Público de Vacunación. Para evitar que se frene la circulación de vacunas, la Casa Rosada prepara un nuevo vuelo a Moscú para ir en busca de un lote con miles de unidades de Sputnik V.


La falta de aplicaciones en personas mayores de 60 años es otra de las prioridades a resolver. Hasta el momento, solo fueron vacunadas con al menos una dosis 733.704 integrantes de este grupo etario, un número bajo si se tiene en cuenta que el propio Gobierno estimó esta población en más de 7 millones de personas.


El Gobierno nacional recibió hasta ahora 4.050.540 dosis de diversas vacunas contra el coronavirus, de las que ya repartió 3.823.465, es decir que solo resta distribuir el 5,61% de los sueros disponibles. Los datos, que se desprenden de la última actualización del Monitor Público de Vacunación, exponen que la Casa Rosada está a punto de quedarse sin componentes para inmunizar a su población y cerca de Alberto Fernández analizan opciones para intentar destrabar el arribo de nuevos lotes.

No hay comentarios