Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


La golpeó hasta matarla y la tiró por un balcón de un séptimo piso

El sospechoso quedó atrapado en el edificio porque no tenía cómo abrir la puerta de ingreso.

FEMICIDIO EN MAR DEL PLATA HASTA MATARLA DESDE UN BALCÒN
El sospechoso quedó atrapado en el edificio porque no tenía cómo abrir la puerta de ingreso.
Jordana Belén Rivero, la mujer de 28 años que murió en la mañana del lunes al caer desde su departamento de un séptimo piso en pleno centro de la ciudad, fue asesinada por el hombre de 50 años que estaba junto a ella.
Según el portal lacapital.com, la mujer presentaba lesiones compatibles con un hecho de violencia,  previas a las sufridas en la caída y no se registraban en sus brazos heridas propias de un acto reflejo de defensa.
El detenido es Bernardo Luis Baraj, un hombre oriundo de Ushuaia que se había mudado a la ciudad autónoma de Buenos Aires tiempo atrás, pero que este verano había llegado a Mar del Plata.
 
En horas del mediodía de este martes el fiscal Fernando Castro le tomó declaración por homicidio agravado por la condición de género de la víctima, es decir, “femicidio”. Baraj se negó a declarar y solo narró sus distintas enfermedades: que era bipolar y que le faltaba un riñón. Baraj aseguró que había sido un engaño de su expareja.
Rivero era una joven marplatense que había alquilado el departamento de Salta entre Luro y 25 de Mayo en enero, y que el lunes a la madrugada llegó acompañada por Baraj. Poco después de las 7 se produjo el desenlace de un contexto y circunstancias que se investigan. Rivero cayó desde el séptimo piso ya desvanecida, con el maxilar fracturado y excoriaciones en los brazos. El cuerpo impactó sobre una losa saliente que sirve de techo a la vereda el ingreso al edificio, que también es una galería comercial.
Los forenses del Cuerpo Médico de la Policía Científica establecieron inicialmente que Rivero había aspirado sangre, lo que indica que había sufrido una hemorragia antes de la caída. Esto es indubitable porque si hubiera caído sin lesiones y la hemorragia se hubiera producido con el golpe, la sobrevida no hubiera existido. Ni siquiera para una sola inhalación.
 
Cuando los policías alertados por vecinos y transeúntes llegaron al edificio subieron hasta el séptimo piso y encontraron a Baraj en pleno intento de escapar. 
 
Había quedado atrapado, encerrado, y fue imperioso romper la puerta para reducirlo y detenerlo. 
 
Al ser requisado se dieron cuenta, aún sin la necesidad de un médico, que había mantenido una pelea: tenía rasguños, excoriaciones y golpes. “Se puso como loca y se tiró”, dijo en tono exculpatorio.
 
Baraj fue inmediatamente detenido. Baraj antes llegar a Mar del Plata había vivido un tiempo en Buenos Aires, donde recibió tratamiento psiquiátrico. Baraj y Jordana Rivero se habrían conocido en la tarde del domingo en las proximidades de la sala de bingo de la avenida Independencia. Según las pericias preliminares, Baraj la golpeó hasta dejarla inconsciente o muerta, y luego la arrojó desde el séptimo piso.
 
Los estudios realizados sobre el cadáver de la joven revelaron que había sido salvajemente golpeada antes de la caída. "Se había fracturado el maxilar. Esos golpes de por sí fueron mortales", indicó Castro. 
 
El hecho investiga un contexto de violencia de género con relación preexistente, que terminó en femicidio. 

No hay comentarios