Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Cientos de subsaharianos esperan en Marruecos para cruzar a España: "Cada vez llegan más inmigrantes"

LUCAS DE LA CAL /diario el mundo

LUCAS DE LA CAL /diario el mundo
Inmigrantes africanos sentados en la altura de la valla de Melilla J. Blasco de Avellaneda

Al cruzar la frontera de Ceuta, en suelo marroquí, el taxi que va hasta el puerto de Tánger Med se cruza con varios chicos subsaharianos que deambulan por el arcén.

Algunos tienen cortes en las manos y en las piernas porque intentaron sin éxito saltar la semana pasada la valla de seis metros de altura que separa el reino alauí de la ciudad autónoma. Otros tienen marcas de mordiscos por todo el cuerpo, a causa de las redadas que las fuerzas auxiliares marroquíes hacen con los perros en sus campamentos. Este jueves, mientras el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, anunciaba su voluntad de retirar las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla, los subsaharianos del arcén lograban escapar de una furgoneta de la policía que les perseguía para llevarlos al desierto. Bajaron hasta su refugio bajo la montaña, en el bosque de Beliones, a pocos kilómetros del alambrado fronterizo. Allí, en lo que ellos llaman la "Foret", hay decenas de campamentos de plásticos, mantas y tiendas de campaña donde aguardan su oportunidad para intentar cruzar a España.

Unos con la mirada puesta en el Estrecho. Otros en la valla con concertinas."Estamos miles de personas atrapadas en los bosques. Cada vez es más complicado saltar y si nos ve la policía marroquí nos detiene", explica un joven guineano llamado Barry. Casi todos los que están en los campamentos son hombres, muchos de ellos menores. Y la mayoría ha recorrido un duro viaje desde Guinea, Camerún o Nigeria. "Cada vez están llegando al norte de Marruecos más inmigrantes. Todos los días salen pateras y tenemos que levantar la mano porque se está formando un tapón cerca de las fronteras que nos puede traer muchos problemas este verano", dice en voz baja un jefe de la policía marroquí de la región de Tetuán. En ese momento llegan noticias de que hay tres pateras con 30 subsaharianos cruzando a remo el Estrecho. Sólo en mayo llegaron a las costas andaluzas 3.400 personas por vía marítima. Y en los últimos meses han muerto o desaparecido 235 migrantes.Por la vía terrestre, la de la valla de Ceuta, Cruz Roja dice que la han saltado este año 122 subsaharianos. El pasado 6 de junio, 400 migrantes se acercaron al perímetro fronterizo y más de un centenar logró encaramarse al doble vallado. Sólo seis consiguieron saltarlo y dos de ellos tuvieron que ser hospitalizados por varios cortes en el brazo. Las concertinas se colocaron en 2005 por orden del entonces ministro del Interior, José Antonio Alonso. El Gobierno de Zapatero se retractó de la medida dos años después por las presiones de las ONG y retiró gran parte de las de Melilla. En 2013, el Gobierno de Rajoy decidió colocar más. El entonces ministro Jorge Fernández Díaz explicó que las concertinas eran "una medida no agresiva, de efecto disuasorio y que sólo provocaba heridas superficiales". Pedro Sánchez prometió en 2014 que las eliminaría si alcanzaba La Moncloa. Santiago Agrelo, arzobispo de Tánger, escribió hace tres días una nota en Facebook denunciando la situación en Ceuta. "Los emigrantes afirman que la semana pasada han muerto tres al intentar saltar. Afirman también que la Guardia Civil utilizó gases para bajarlos de las vallas. Afirman que a los caídos al suelo entre vallas los devolvían exánimes a Marruecos. Y todos subrayan la violencia con que los tratan las fuerzas auxiliares del ejército en el lado marroquí", denunciaba. En la otra frontera sur, la de Melilla, la aldea de Taourirt es el punto de encuentro de los inmigrantes que viven entre 30 pequeños campamentos. Según ha contado la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, las fuerzas auxiliares han estado arrasando y quemando estos campamentos. El último salto masivo al triple vallado de Melilla fue en enero, cuando 209 inmigrantes consiguieron entrar en la ciudad autónoma.

No hay comentarios