Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Cuatro nuevos detenidos por el ataque a la comisaría de La Matanza

Cuatro nuevos sospechosos por el ataque contra la comisaría 1° de La Matanza, en San Justo, fueron detenidos en las últimas horas durante s...

Cuatro nuevos sospechosos por el ataque contra la comisaría 1° de La Matanza, en San Justo, fueron detenidos en las últimas horas durante seis allanamientos concretados en la ciudad de Buenos Aires y otros dos en el conurbano bonaerense. No obstante, se cree que dos de ellos participaron directamente del hecho ocurrido el lunes y del resto se investiga si son cómplices.
La policía hizo nuevos allanamientos por el golpe contra la dependencia policial. Ludmila Bustamante, de 19 años, está acusada de organizar el tiroteo.



Los últimos apresados tienen 15, 22, 29 y 30 años. Entre ellos se encuentra uno que ingresó a la seccional con un elemento cortante para abrir los candados y otro que, por sus características, también fue protagonista del ataque, según informaron fuentes policiales.

El otro sospechoso que, de acuerdo a los investigadores, estuvo en la comisaría de la calle Villegas es Bruno Postigo Marullo (19), detenido el mismo lunes a la noche. Y otra integrante de la banda que, si bien no entró a la dependencia pero fue el cerebro del golpe y quedó arrestada, es Zahira Ludmila Bustamante (19).


La chica es la novia de Leandro Aranda (22), quien estaba detenido en la comisaría 1° por el crimen de un narcotraficante. Según los investigadores, ella fue la pieza central del intento de rescate del joven.

La detuvieron enfrente de la seccional, situada en pleno centro de San Justo, cuando, increíblemente, planeaba otro golpe durante el traslado de Aranda.

Por su parte, el de 30 tiene pedido de captura por infracción a la Ley de Drogas, mientras que el menor de 15 años fue atrapado cuando intentó escapar en un auto con pedido de secuestro y se está tratando de establecer qué relación tienen con el hecho investigado.

El ataque se produjo pasadas las 5 de la mañana del lunes y dejó en grave estado a la sargento Rocío Villarreal (25), quien recibió dos disparos al evitar, junto a otros tres policías, el copamiento de la seccional para el rescate de un preso.


Uno de los operativos se realizó en el barrio Cildañez, adonde cayó un sospechoso en la casa de su madre, en una habitación dentro de un conventillo, en la calle White al 2100, en Parque Avellaneda.


Allí se escondía con la excusa de "un desorden psiquiátrico". El otro, conocido como “Gonzalito”, fue detenido en la esquina de la calle Montiel y Avenida De los Corrales, en Mataderos. Tenía en su poder las llaves de un Volkswagen Vento que estaba estacionado a pocos metros. Dentro del auto se encontraron 300 dólares y un teléfono celular.


Trabajaron en el operativo agentes de la Policía Bonaerense y, en los realizados en Capital, colaboraron sus pares de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad.




*Verónica Magario salió de la misa por la sargento baleada entre gritos e insultos
Tras participar en una misa en la iglesia del Obispado de San Justo, donde se pidió por la salud de la sargento baleada, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, se retiró del lugar entre insultos, gritos y reclamos de decenas de vecinos que le exigieron seguridad.

Los cuestionamientos surgieron tras el golpe comando a la Comisaría 1° de esa localidad bonaerense, donde cuatro hombres armados irrumpieron a los tiros e hirieron a la oficial. La ceremonia religiosa fue para pedir por Rocío Villarreal, de 25 años, internada con pronóstico reservado en una clínica porteña.



*Golpe a la comisaría de San Justo: una joven de 19 años planeó por WhatsApp el ataque para liberar a su novio
Se trata de Ludmila Bustamante, detenida ayer junto a otro joven de la misma edad. Querían rescatar a un narcotraficante.
Los ojos de los investigadores por el copamiento de una comisaría de San Justo están puestos en dos jóvenes de 19 años. Se trata de Ludmila Bustamante y Bruno Marullo Postigo, ambos de esa edad, quienes fueron detenidos en la noche del lunes acusados de haber organizado el golpe comando para liberar a Leandro Aranda, un narcotraficante.

En el ataque, los cuatro hombres que hicieron el asalto a la comisaría 1° hirieron de gravedad a la sargento Rocío Villarreal, que se encontraba internada con pronóstico reservado en el Centro Médico Fitz Roy, en Palermo. De acuerdo con el último parte médico, los tiros le provocaron lesiones en la columna.

Magario dio una breve entrevista a TN al irse de la iglesia. "Mañana estamos reuniéndonos con el ministro Cristian Ritondo", confirmó la jefa comunal. Al ser consultada por el caso de la sargento, evitó dar respuestas: "Los familiares están muy consternados. Iban a venir y no pudieron. Les pido que respetemos el momento de ellos".

Durante los breves segundos en los que caminó por la plaza principal de San Justo mientras respondía preguntas, varios vecinos que la esperaban, a los gritos, le reprocharon por los brutales casos de inseguridad de las últimas semanas. "¡Dónde está la seguridad!", "Ladrona", "Poné a la policía", "Delincuente", "Mirá cómo matan a la gente", fueron varios de los reproches que recibió.


Mientra tanto, esta tarde se conoció la decisión de la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, de ascender a la policía, tras el violento episodio y luego de visitarla en la Clínica Fitz Roy del barrio de Villa Crespo, donde está internada. "Vidal le dio la noticia de que ella y sus compañeros serán ascendidos al inmediato grado superior por un acto destacado", confirmó el comisario general Fabián Perroni.

Cómo se organizó el golpe
La investigación sobre el intento de copamiento a la comisaría 1° de San Justo gira en torno a la pista narco. Según fuentes policiales, una joven de 19 años planificó el intento de rescate de uno de los detenidos en ese lugar, acusado de haber matado a un traficante que se había quedado con 70 kilos de cocaína.

El golpe comando lo habrían instigado Ludmila Bustamante y Bruno Marullo Postigo, ambos de 19 años, los dos detenidos acusados de organizar la violenta acción para intentar liberar a Leandro Aranda. Detrás de las detenciones se esconde un plan orquestado a través de WhatsApp entre la chica y Aranda, quienes eran novios. Al principio se creyó que el objetivo era liberar a barras de Almirante Brown, pero con el paso de las horas la hipótesis principal cambió.

No hay comentarios