Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Murió Winnie Mandela, símbolo de la lucha contra el apartheid

Winnie Mandela fue esposa del fallecido Nelson Mandela pero también fue una notable activista contra el régimen del apartheid, lo que le ...

La exeposa del Nobel de la Paz, Nelson Mandela, estuvo más de 40 años activa en política. Reconocida como "madre de la nación" por los sudafricanos, luchó contra la brutalidad racial.
Winnie Mandela fue esposa del fallecido Nelson Mandela pero también fue una notable activista contra el régimen del apartheid, lo que le hizo ganarse su propio prestigio. La mujer murió  a los 81 años y en el anuncio su familia destacó su compromiso por el pueblo y su merecido apodo de "madre de la nación".

"Informamos públicamente con profunda tristeza del fallecimiento de la señora Winnie Madikizela-Mandela en el hospital Milpark en Johannesburgo", informó su familia en un comunicado. "Dedicó la mayor parte de su vida adulta a la causa del pueblo y por ello fue conocida a lo largo y ancho del país como la madre de la nación", añade el texto.





En 1958 Winnie Nomzano ("la aplicada") se casó con el abogado Nelson Mandela y se formó como trabajadora social. Su matrimonio a los 21 años con Mandela, de 40, se vio muy afectado por la vida política de su marido. "En realidad nunca hicimos vida de familia (...) no podías arrancar a Nelson de su pueblo. La lucha contra el apartheid, la nación, llegaban siempre primero", escribió en sus memorias.

En esa época, la joven asistente social fue víctima de maniobras de intimidación y de presiones constantes que le llevaron a prisión y le obligaron a irse a vivir a un pueblo alejado, donde su casa fue blanco de dos atentados con bomba.

Aún así nunca dejó de desafiar a las autoridades blancas y Winnie se convirtió en una de las figuras emblemáticas del Congreso Nacional Africano (ANC), el el principal movimiento en la lucha contra el apartheid. En 1976, pidió a los estudiantes que se levantaron en Soweto a "luchar hasta el final".

Encumbrada como heroína por su valentía y activismo inquebrantable durante el encarcelamiento de su marido durante 27 años, fue demonizada después por su presunta implicación en secuestros, torturas e incluso asesinatos, así como en numerosos escándalos. En 1991 llegó a ser condenada a seis años de cárcel por secuestro y complicidad en daños físicos a cuatro jóvenes negros, pero logró reducir su pena a una multa económica en el proceso de apelación.



Pero Winnie no llegó nunca a ser primera dama: Mandela se separó de ella antes de llegar a la presidencia y la pareja se divorció en 1996. Nelson Mandela se convirtió en 1994 en el primer presidente negro de Sudáfrica y gobernó hasta 1999, además de ganar el Premio Nobel de la Paz. Winnie "mantuvo el recuerdo de su marido Nelson Mandela durante sus años (de encarcelamiento) en Robben Island y contribuyó a poner a la lucha por la justicia en Sudáfrica uno de sus más conocidos rostros", escribió su familia.

El político, reconocido con el Nobel de la Paz en 1993, murió en 2013. Entonces, Winnie apareció abrazada a la entonces mujer de Mandela, Graça Machel, llorando juntas la pérdida del primer presidente negro de Sudáfrica. Tras el divorcio se cambió el nombre a Winnie Madikizela-Mandela y más tarde dejó todos sus cargos políticos.

RECONOCIMIENTO GENERAL


"Hoy perdimos una madre, una abuela, una amiga, una camarada, una líder, y un ícono", dijo el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, en un discurso televisado. "Durante muchos años soportó con estoicismo y fortaleza la embestida de la brutalidad sin sentido del apartheid... Siguió siendo toda su vida una defensora incansable de los desposeídos y los marginados", agregó.

El secretario general de la ONU, António Guterres, destacó a Winnie Mandela como una "fuerte e intrépida voz en la lucha por la igualdad de derechos", al tiempo que mostró su tristeza por su fallecimiento y ofreció sus condolencias al a familia, dijo su portavoz en Nueva York.

El célebre arzobispo sudafricano Desmond Tutu, otro activista contra el régimen de segregación racial reconocido con el Nobel de la Paz en 1984, lamentó su muerte y la calificó de una mujer "inspiradora". "Se negó a ser doblegada por la encarcelación de su marido, el hostigamiento continuo a su familia por las fuerzas de seguridad, las detenciones, las prohibiciones y las expulsiones", dijo el arzobispo.

No hay comentarios