Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Docentes y estatales bonaerenses instalaron una carpa blanca frente a la Gobernación

RODOLFO LARA/CLARÍN

RODOLFO LARA/CLARÍN
CARPA FRETE A LA GOBERNACIÓN BONAERENSE


La Plaza San Martín, alguna vez con el esplendor de un minúsculo jardín de Versalles y que en estos días apenas califica en la atención sólo por la disputa del espacio con legiones de manteros, desde este martes, a las 9 en punto, se transformó en terreno de batalla por el crédito político de la opinión pública entre María Eugenia Vidal y los gremios estatales más combativos de la Provincia.

Frente a la Gobernación se instaló la Carpa Blanca, un remedo del mismo recurso utilizado por los maestros liderados por CTERA durante los dos últimos años de la gestión de Carlos Menem. En esta ocasión, el Frente de Unidad Docente tendrá el respaldo de Judiciales, CICOP (salud), ATE, entre otros. Es parte de un plan de lucha que incluye un paro de actividades en las escuelas y movilización el 5 de abril. La protesta es salarial. Se oponen al ofrecimiento del 15% anual, en cuotas, más 6.000 pesos de presentismo y otros 3.000 pesos por capacitación.

El reclamo es por “paritarias libres”. En este caso, el empleador es el estado provincial, que tiene un déficit de 31.000 millones de pesos y una necesidad de endeudamiento del doble de ese monto. Según el ministro de Economía, Hernán Lacunza, “es la erogación posible que podemos dar”. A diferencia de una fábrica o de una empresa que puede ser auditada en producción e ingresos, el Estado tiene entresijos contables, compleja visibilidad de sus recursos y el presupuesto (634.000 millones de pesos) como un asiento económico-financiero que nunca contempla pauta salarial. ¿Cómo hacerlo con una inflación inasible?, según reflexiones de especialistas. De hecho, la previsión 2018 pasó de entre 8% y 12%, a 15%. Y por eso, el gobierno nacional de Mauricio Macri no habilita más de ese 15% para no disparar las expectativas inflacionarias, que ya supera esa previsión en las proyecciones privadas. Vidal responde a ese ordenamiento.

En el fondo se discute plata, en medio de la escasez. La propuesta oficial de aumento, más adicionales, consumiría casi 30.000 millones de pesos. Un sólo punto de aumento equivale a 1.500 millones de pesos. En Buenos Aires todo es cuestión de volumen: el sistema educativo se lleva el 30% del Presupuesto provincial. Casi la totalidad va a sueldos de los 320.000 maestros y auxiliares. Constituye la mitad de la plantilla de empleados estatales bonaerenses (650.000). Roberto Baradel, secretario general del Suteba, y los demás integrantes del Frente Gremial Docente explican que “hay recursos disponibles para mejorar la oferta, si se reasignan partidas” que están destinadas a otros sectores.

De este tironeo depende el acuerdo con los demás sindicatos. UPCN, Sanidad, entre los más representativos todavía siquiera abrieron sus paritarias. Aguardan el resultado con los maestros. Una posibilidad, adelantaron a Clarín, es un espacio de conversación para acelerar el trámite. La presunción oficial es que la controversia con el Frente Docente se prolongue. Un dato: el arreglo en 2017 llegó en junio, después de medidas de fuerza que incluyeron 17 días de paro.

En este ciclo lectivo, los ministros Gabriel Sánchez Zinny (Educación) y Marcelo Villegas (Trabajo) muestran el relevamiento sobre presentismo en la última huelga por 48 horas en los establecimientos bonaerenses e insisten en que promedió el 50%. Los descuentos por inasistencia, por un lado, y el cumplimiento del pago de 4.500 pesos a los maestros que no faltaron durante 2017 habría obtenido resultado favorable a la estrategia de Vidal. Esto es, quebrar la resistencia interna en cada escuela.

Premio y castigo. Lo demás es advertencia: Educación informó hace algunos días que el 40% de los estudiantes de nivel primario tuvieron más de dos maestros en 2017. La cuestión son la licencias. Fueron 105.000 licencias médicas promedio por mes en el último año, con 117.000 suplencias mensuales. Resulta un intento de Vidal en lograr empatía con la comunidad educativa, en especial de los padres que se preocupan por ese tema. Pero, en simultáneo les habla de plata. “El Gobierno gasta 19.000 millones de pesos en suplencias al años”, reveló en la apertura de la Asamblea Legislativa. Y ese dinero, si mejoran la perfomance de los maestros frente al aula, sin faltas, habría un ahorro de esos recursos que podría ir a salario.

Baradel y Mirta Petrocini (FEB) consideran que el régimen de licencias está legislado y ampara a sus afiliados. “Nos quieren quitar derechos”, denuncian.

Hasta allí, y en el tema salarial acuerdan ambos. Reúnen la mayoría de asociados docentes. Casi 150.000 entre las dos entidades. Pero Petrocini no integra CTERA, que es el sostén, con ATE, de la CTA de Hugo Yasky, de acentuada pertenencia kirchnerista. L a CTA participó en el acto de Camioneros, en respaldo de Hugo Moyano, apremiado por varias causas judiciales. Es el polo opositor a Macri más consistente en estos días. Mientras los gremios más poderosos de la CGT, como Mercantiles y UOCRA cerraron su paritaria con el 15% de incremento anual. Casi en simultáneo, Moyano empezó a quedar aislado de la representación de la central obrera. Especulan con una acercamiento del sindicalista con la ex presidenta Cristina Kirchner para acumulación de fuerza.

En la Gobernación prefieren tener la pelea a campo abierto con estos antagonistas. Parte de la respuesta a ese plan está en el montaje de la Carpa Blanca y el éxito o fracaso quedará a metros del despacho de Vidal.

No hay comentarios