Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Al grito de "Dios es grande" un hombre intentó acuchillar a un soldado en pleno centro de París

Luego de Londres, ahora en Francia: atentados en Europa

Luego de Londres, ahora en Francia: atentados en Europa

Tropas francesas del Operativo Sentinelle patrullan las calles de La Defense, en las afueras de París. / AFP

ALVARO AVIGNOLO/CLARÍN
Un hombre armado con un cuchillo y al grito de “Allah es grande” atacó este amanecer a un soldado de la patrulla Sentinelle, en la estación de subterráneo Chatelet, en pleno centro de París. La estación de subterráneo en la capital francesa es uno de los nudos centrales de intercomunicación del Metro.

A las seis y media de la mañana, el soldado patrullaba cuando una persona que mencionó a Daech (ISIS) intentó agredirlo sin conseguirlo, según informó la policía francesa. Fue neutralizado por la patrulla. El procurador antiterrorista se hizo presente en el lugar.

Una acción por “tentativa de asesinato contra la autoridad pública por organización terrorista” se abrió en París. El individuo no era conocido por los servicios de inteligencia ni de la policía y fue detenido.

Es el séptimo ataque contra los militares que patrullan las calles de Francia en la operación Sentinelle desde los atentados terroristas de enero del 2015. El último consiguió herir a seis personas el pasado 9 de agosto en Levallois Perret, en los suburbios de París, cuando un automóvil los chocó deliberadamente.

La ministra de las fuerzas armadas Florence Parly explicó que ”el hombre fue controlado. No conocemos aún las intenciones del agresor. Este ataque legitima plenamente eso que queremos hacer, que es volver este dispositivo más imprevisible para los agresores potenciales”.

El operativo Sentinelle se encuentra fuertemente cuestionado por los propios militares. Actualmente hay 7000 militares en patrulla, que llegan a 10.000 en casos de crisis. Pero los militares son críticos de este operativo porque consideran que su función no es la de prevenir y están siendo usados solo para reasegurar psicológicamente a la población. Sus condiciones de alojamiento son pésimas, uno se suicidó la semana pasada y las esposas se han manifestado en contra del operativo.

El ministro del interior Gerard Collomb dijo que “no van a ser reducidos sino redesplazados para hacer frente a la amenaza que nos enfrentamos ahora”.


CLAVES DE LONDRES/TÉLAM

Un total de 22 personas resultaron heridas este viernes, ninguna de gravedad, por la explosión de un artefacto casero en un vagón del subte de Londres. El hecho es investigado como un "acto terrorista" por las autoridades que analizan las cámaras de seguridad para dar con el o los autores.


El ataque ocurrió a eso de las 8.21 hora local (4.21 hora de Argentina) en la estación de Parsons Green, suroeste de la capital británica, en la línea District Line, que fue suspendida parcialmente entre las estaciones de Wimbledon y Earls Court.

El dispositivo utilizado para el ataque

La explosión, que provocó una especie de bola incendiaria, fue generada en un balde blanco que estaba dentro de una bolsa del supermercado Lidl en un vagón de un tren con capacidad para 865 pasajeros.

Según los medios locales, que citan fuentes policiales, el artefacto explotó parcialmente y el supuesto objetivo era que detonase totalmente, lo que hubiera provocado numerosas víctimas al producirse a la hora pico de la mañana.

Los agentes no encontraron un segundo artefacto en la formación y, de acuerdo a la cadena BBC, el que explotó tenía una especie de temporizador, lo que podría sugerir que el autor no quería salir lastimado.

La búsqueda del autor



La investigación, liderada por el comando de contraterrorismo de Scotland Yard en conjunton con el MI5, el servicio de seguridad doméstico, realiza una "cacería humana" en busca del sospechoso, confirmó el alcalde de Londres, Sadiq Khan.

La identificación del autor se realiza mediante las cámaras de seguridad, presentes en gran parte de la ciudad, y ubicadas en cada una de las estaciones del subte. La formación se dirigía hacia el norte por lo que la búsqueda de imágenes queda limitada a las cinco estaciones ubicadas al sur de Parsons Green.

Por otro lado, el artefacto casero es examinado por expertos forenses para determinar si su realización puede arrojar pistas del sospechoso, cómo se construyó y si hubo más personas involucradas en su realización.

La voz de los testigos

Uno de los pasajeros del vagón atacado, Rory Rigney, dijo a los medios que pensó que "alguien había roto algo" cuando se produjo la explosión. "Sonó como un choque, entonces oí un grito y pensé que ´es alguien que está luchando´. Entonces vi la bola de fuego que venía hacia mí, de color amarillo o naranja. Mi cara todavía se siente caliente", precisó.

"Nos subimos al tren en Parsons Green, luego escuché un montón de gritos y gente diciendo 'corre, corre'. Salimos del tren y luego hubo una estampida humana, bajando las escaleras. Había gente acostada por debajo siendo aplastada. Me acerqué junto a una barandilla y me puse en posición fetal. Seguí pensando: 'Estaré bien, estaré bien'. Había una mujer embarazada debajo de mí, y yo estaba tratando de no aplastarla", relató por su parte Emma Stevie, también testigo del hecho.

Otro pasajero, identificado como Lucas, dijo a la BBC que escuchó "una explosión muy fuerte" y cuando miró hacia atrás parecía haber una bolsa quemada pero que en un principio no lo relacionó. "Vi a personas con lesiones leves, quemaduras en la cara, brazos, piernas, pero todos se ayudaban entre sí", añadió.

No hay comentarios