Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Pelea empresaria por la compra de 600 mil notebooks para estudiantes

DANIEL SANTORO/CLARÍN

DANIEL SANTORO/CLARÍN
Las ensambladoras de Tierra del Fuego y las importadoras pujan por un negocio de $ 2.500 millones.

El Gobierno, a través de los ministerios de Educación y Producción y la ANSES, define una licitación clave para la compra de más de 600 mil notebooks para el programa Conectar Igualdad por 2.500 millones de pesos. La cartera de Educación -que dirige Esteban Bullrich- pidió una rebaja en las ofertas originales a fin de llegar a una cifra que oscila entre 215 y 240 dólares por unidad y garantías de transparencia. La licitación abrió una sorda puja por el negocio entre empresas importadoras y las ensambladoras de Tierra del Fuego reunidas en la Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales de Electrónica (AFARTE).

Una primera pulseada es sobre el texto del pliego de licitación. Un sector del Gobierno “sería permeable” a que los oferentes tengan que tener una parte de producción local lo que beneficiaría a siete empresas instaladas en Tierra del Fuego, “dejando afuera, otra vez, a la competencia internacional”, según una fuente empresaria de este sector. Por esta pulseada las empresas internacionales están pidiendo una reunión urgente con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, para quejarse por la posibilidad de que exista esa restricción, como en la época kirchnerista, informaron a este diario fuentes de ese sector. El problema es más complejo porque el Gobierno anuló para el año que viene el arancel del 35 por ciento a las importaciones de computadoras y tablets, lo que perjudica a las ensambladoras.

Si se mantienen esas eventuales restricciones, es posible que las empresas internacionales "no se presenten a la licitación y e impugnen todo el proceso". La extensión de la pelea empresarial podría poner en peligro la entrega de las computadoras a los estudiantes, el año que viene en medio de la campaña electoral.

Desde el ministerio de Educación se dijo a Clarín que “solo estamos dispuestos a comprar a precios internacionales entre 215 y 240 dólares por unidad”. En esta licitación se haría la oferta en dólares y no en pesos. Durante los últimos meses “hubo un esfuerzo mancomunado entre Educación, Producción y los fabricantes locales para mejorar las condiciones de compra”, destacaron las fuentes.

Por su parte, el titular de la ANSES, Emilio Basavilbaso, mencionó recientemente que se logró bajar los precios de 250 mil netbooks en “un veinte por ciento”. La ANSES es la que financia el proyecto. “Cuando abrimos los sobres (de un primer llamado a licitación), descubrimos que todos los oferentes tenían una diferencia de hasta un 3 por ciento entre sí. En esas condiciones no iba a adjudicar ninguna compra. Por eso logramos bajar los precios en un 20 por ciento”, relató. En este sentido, una fuente de Educación dijo que “se confía en llegar a una rebaja de alrededor de US$180 o US$190 con respecto a la última compra realizada por la gestión anterior”.

La venta de computadoras portátiles al estado comenzó en el 2010 cuando la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó el decreto 459/10 que creó el programa Conectar Igualdad a través del cual unos 700.000 estudiantes por año recibían una notebook. Las licitaciones se hacían desde la ANSES y uno de los requisitos era tener producción local. Por eso, el decreto favoreció a las ensabladoras de Tierra del Fuego.

El dueño Dinatech, Eduardo Wasi, era el enlace entre el ANSES, que financiaba el programa, y las empresas ensambladoras que proveían el producto terminado. Las otras empresas que participaban eran Newsan, Informática Fueguina, Nec, Novatech, Air, PC Art, Exxo y Coradir.

Según una fuente empresaria si las empresas aceptan vender al Estado cada unidad en el orden de entre 215 y 240 dólares estarían bajando el precio “entre 180 y 190 dólares” de los precios pagados en la época de la ex presidenta Cristina Kirchner. De ser así, una fuente estimó que en cinco años “se habría pagado un sobreprecio de más de 500 millones de dólares” durante el kirchnerismo. Sin embargo, en fuentes cercanas a AFARTE se afirmó que la rebaja fue porque “hasta ahora se exigía una mayor integración de partes nacionales como baterías, cargadores, memorias, cables de alimentación y placa sintonizadora de TV, ya que el producto contaba con una función para sintonizar TDA (televisión digital abierta)”. En cambio, la nueva licitación no incluiría esos agregados. Además, “se exigía en la licitación un paquete de software didáctico con suscripción a un antivirus por 5 años y también se incluía en el pliego el costo del servicio técnico por 24 meses para que las empresas respondieran por cualquier tipo de rotura todas las veces que fuera necesario durante ese tiempo”, agregaron.

No hay comentarios