Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Llega a juicio oral un trapito que amenazó a un automovilista

El problema de los cuidacoches que cobran cada vez más genera enojo y tensión en las calles porteñas. En ese marco, por primera vez la Just...

El problema de los cuidacoches que cobran cada vez más genera enojo y tensión en las calles porteñas. En ese marco, por primera vez la Justicia confirmó que enviará a juicio oral a un trapito por haber amenazado con romperle el auto a un vecino que se negó a pagarle.
Cuando el conductor se negó a pagarle $ 200, le dijo que le iba a romper “todo el auto”. Si lo condenan podría pasar hasta diez años en la cárcel.


El incidente ocurrió en diciembre pasado, y el acusado se llama Gustavo Javier Reynoso, 20 años. 'Esta causa será llevada a juicio oral por tentativa de extorsión. Como el imputado no está detenido, el debate se producirá a principios del año que viene. El proceso está encaminado, actualmente la Fiscalía y la Defensa están produciendo la prueba que el Tribunal evaluará oportunamente', aseguró el secretario del Tribunal Oral en lo Criminal N° 3, Alejandro Almeida Leighton.

A las 22.30 del 7 de diciembre pasado, Gustavo Gabriel Canteros estacionó su camioneta Renault Duster en la esquina de República de Eslovenia y Arce, en Las Cañitas. Había ido con su hijo Axel, de 11 años, y un amigo, Jonathan, a un restorán de la zona.

En ese momento se les acercó Reynoso y le dijo a Canteros: 'Me tenés que pagar el estacionamiento por un total de $ 200'. Ante esto, el dueño del auto le dijo que la pagaría al regresar de la cena. Pero el trapito insistió y le exigió el dinero de antemano. Como Canteros seguía sin dárselo, el cuidacoches lo amenazó: 'Si no me das $ 200 te rompo todo el auto'.

Por la tensión de la situación, el hijo de Canteros se asustó, con lo cual el dueño del auto lo agarró de la mano y, junto con su amigo, se alejaron y llamaron al 911.

La denuncia le llegó minutos después al policía Facundo Cabaña, que estaba recorriendo la zona. Canteros le contó lo sucedido, y mientras su amigo y el chico se quedaban en la puerta del restorán, fue con el agente hasta el vehículo. Entonces vieron que el trapito se acercaba a la camioneta acompañado por una mujer. Al ver al policía, Reynoso intentó escaparse, pero fue detenido.

La causa quedó en manos de César Troncoso, titular de la Fiscalía de Instrucción N° 5, quien solicitó que fuera enviada a juicio oral. El cuidacoches podría sufrir una condena de hasta diez años de prisión.

Fuente: Clarín

No hay comentarios