Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


CÚPULA PENITENCIARIA DESPLAZADA E IMPUNIDAD

INFORME DEL DIARIO HOY

INFORME DEL DIARIO HOY
Le pidió la renuncia al titular del SPB, involucrado en un escándalo de corrupción ocurrido cuando formaba parte del Servicio Penitenciario Federal durante el gobierno K. Será reemplazado por un interventor. ¿También habrá cambios en la plana mayor de la Policía Bonaerense?


Desde hace décadas, el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) es considerado un ámbito extremadamente conflictivo, dado que tiene a su cargo el manejo de 56 cárceles y 6 alcaldías departamentales, donde se entremezclan todo tipo de delitos. De ahí que las propias autoridades reconozcan la existencia de fallas estructurales que llevan a que las unidades penitenciarias se hayan convertido en una suerte de escuela de perfeccionamiento de la actividad delictiva.  

En ese contexto, ayer se produjo un hecho de fuerte impacto político. El ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, Gustavo Ferrari, le pidió la renuncia al jefe del SPB, Fernando Díaz, y a toda la cúpula de ese organismo. Según pudo saber diario Hoy, los voceros afirmaron que el reemplazante de Díaz será Juan Baric, actual subsecretario de Política Penitenciaria. En principio, Baric asumiría como interventor durante 90 días.

En ese escenario, anoche circularon fuertes rumores de que, más temprano que tarde, también puede haber cambios en la cúpula de la Policía Bonaerense a cargo de Pablo Bressi, quien desde que asumió está en el ojo de la tormenta a raíz de una serie de causas judiciales que lo involucran. También fue denunciado por la diputada Elisa Carrió. 

Hoy, a las 10, María Eugenia Vidal y el ministro Ferrari darán una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, en La Plata, para brindar precisiones sobre el tema. Allí anunciarán el nuevo esquema de conducción de la cúpula, que según adelantaron tendrá un fuerte componente civil. Actualmente, solo es civil quien se desempeña como titular del SPB: el resto de la plana mayor está constituida por doce integrantes que tienen rango de inspectores generales dentro del organigrama del Servicio Penitenciario. 

En ese sentido, fuentes oficiales informaron a Hoy que Baric estará acompañado en la conducción del SPB por Fernando Manzanares, actual subsecretario de Control Penitenciario y Gestión Institucional. En tanto, Gustavo García, actual subdirector general de Intervenciones Especiales (que tiene a su cargo el cuerpo de élite del Servicio Penitenciario) pasaría a ocupar el cargo de director General de Seguridad, mientras que Esteban Gural podría desembarcar en la Dirección de Recursos Humanos. Además, Marcela Del Papa, actual directora de Perspectiva de Género del SPB y exdirectora de la Unidad Nº 8 de Los Hornos, podría ser nombrada como jefa de la Dirección de Instituto (Escuela de Cadetes, Escuela de Suboficiales y cursos extracurriculares de capacitación). En tanto, Horacio Falcone quedaría a cargo de la Dirección General de Coordinación: viene de desempeñarse como director general de Asistencia y Tratamiento.

En ese esquema, el exdiputado Fernando Rozas, muy cercano a Ferrari, también podría empezar a cumplir funciones en el SPB como auditor general.

Pesada causa

Cabe destacar que Díaz fue citado a prestar declaración indagatoria por el juez federal de Salta, Miguel Antonio Medina, en la causa que “investiga irregularidades millonarias en el servicio de catering del complejo penitenciario federal de Salta que habría derivado en un régimen de hambre para los detenidos”.

En ese momento, Díaz se desempeñaba como auditor general del Servicio Penitenciario Federal y la causa en su contra fue impulsada por la Procuraduría contra la Violencia Institucional, por irregularidades en el suministro de alimentos a los internos del Complejo Penitenciario Federal NOA, ubicado en la localidad de General Güemes.

Además, la Comisión Por la Memoria (CPM) lo cuestionó por haber estado al frente del Servicio Penitenciario en 2005, cuando murieron 33 detenidos en la cárcel bonaerense de Magdalena, juicio que podría iniciarse a fines de este año. 

Díaz había sido designado a principios de este año cuando el Ministerio de Justicia estaba a cargo de Carlos Mahiques y luego fue reemplazado por Ferrari. 

En diciembre y enero, el SPB estuvo en el centro de la polémica a partir de la triple fuga del penal de máxima de seguridad de General Alvear, protagonizado por los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci, condenados por su participación en la mafia de la efedrina y el Triple Crimen de General Rodríguez. Los tres denunciaron que había sectores vinculados con el exjefe de Gabinete K, Aníbal “La Morsa” Fernández, que supuestamente quería asesinarlos. 

El escándalo fue tal que se llevó puesta a la cúpula del SPB que, por aquel entonces, encabezaba Florencia Piermarini, heredada de la gestión sciolista. 

Radiografía de las cárceles bonaerenses

El promedio del SPB está lejos del ideal recomendado (en m2 por interno). En la actualidad, se cuenta con unas 26.000 plazas, lo que arroja una sobrepoblación de 7.000 internos, que ascienden a 9.000 si se consideran los alojados en comisarías

- Total internos: 33.077

A) 31.760 en Unidades

B) 1.317 en alcaldías

- 2.310 internos en comisarías

- 1.218 internos con monitoreo 

- 1 preso se fuga por día en la Provincia

- 356otal de evadidos (año 2015)

- 101 fueron recapturados

La Comisión por la Memoria celebró la salida de Díaz

Uno de los organismos que criticó desde un primer momento la llegada al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) de Fernando Díaz, fue la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), quien ayer, al conocerse la salida del funcionario del gobierno provincial, festejó la decisión tomada por el Poder Ejecutivo.

A través de un comunicado, desde la CPM saludaron “la decisión del ministro de Justicia. El alejamiento de Díaz de la conducción del SPB es una buena noticia que debe venir acompañada de cambios estructurales para transformar la grave crisis que enfrenta el sistema de encierro bonaerense”, aseveraron.

Una de las pocas voces políticas que salieron a expresarse públicamente por la situación, fue la del senador provincial por Cambiemos, y miembro de la Bicameral por la emergencia en Seguridad y Servicio Penitenciario, Marcelo Pacífico, quien aseveró que “este es un gobierno que rectifica cuando se equivoca; que sabe corregirse, esto no hace más que volver a legitimarlo”.

Por su parte, el senador por el Frente Renovador, Rodolfo D’Onofrio, tuvo una posición más crítica, al sostener que “pareciera que el ministro Gustavo Ferrari es un veedor internacional y no el que tiene que resolver las cuestiones. No ha entendido que son los que tienen que resolver y no los que tienen que hacer campaña para llegar. Ya llegaron. Ahora lo que tienen que decir es cómo lo van a resolver”.

Cambios en la fiscalía de Delitos Complejos

La fiscal adjunta de la UFI nº8 de Delitos Complejos, Victoria Huergo, pasará a cumplir funciones en la UFI nº3 como fiscal de juicio, cargo que ocupaba Hugo Tesón.

En tanto, el mencionado Tesón pasará  a ser el fiscal adjunto de la UFI nº8, por lo que trabajará junto a su actual titular, Jorge Paolini.

Los cambios se conocieron ayer pero se efectivizarán el próximo 10 de noviembre, de acuerdo a lo que le confirmó a diario Hoy un vocero judicial.

En la fiscalía que ahora conducirán Paolini-Tesón se dirimen varias causas con implicancias políticas, donde distintoss exfuncionarios sciolistas están en la mira.  

De todas maneras, se indicó que los cambios obedecen a reacomodamientos rutinarios y no a falencias de los funcionarios que fueron movidos.


Sospechas de impunidad en la Bonaerense
Retiraron con todos los honores a siete comisarios generales, entre ellos a Néstor Larrauri, quien había sido desplazado como jefe de Investigaciones en enero pasado, acusado de liberar la zona para evitar la captura de los fugados Martín y Cristian Lanata y Víctor Schillaci. Quejas por disímiles decisiones de Asuntos Internos

El Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, con la rúbrica de su titular, Cristian Ritondo,  pasó con todos los honores a retiro a siete comisarios generales del agrupamiento comando de la Policía Bonaerense, entre ellos a Néstor Larrauri, a quien la gobernadora María Eugenia Vidal ordenó desplazar en enero pasado como jefe de Investigaciones, tras ser acusado de liberar la zona para que los tres fugados de la cárcel de Alvear, los hermanos Martín y Cristian Lanata y Víctor Schillaci, pudieran escapar del territorio provincial.

La triple fuga que conmocionó al país ocurrió el 27 de diciembre pasado y tuvo alto impacto político. Horas después del sospechoso escape de tres de los cuatro condenados por el Triple Crimen de General Rodríguez, Vidal dispuso renovar las autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense y echó al entonces subsecretario de Política Criminal, César Albarracín.

Sin embargo, a medida que pasaron los días  aparecieron pruebas de que los fugados se movían casi sin dificultad por Quilmes y otras localidades bonaerenses, y hasta balearon de gravedad a dos policías, razón por la cual el gobierno bonaerense comprobó que los Lanata y Schillaci contaron con la complicidad de la Policía para evitar su captura.

En aquel momento, el 3 de enero, Vidal decidió intervenir la DDI de Quilmes y disolver la Policía Departamental de esa misma localidad. Es que con las investigaciones confirmaron que los prófugos estuvieron dos veces en lo de la exsuegra de Martín Lanatta y antes en la quinta de Marcelo Melnyk, un puntero K, solo gracias a la connivencia de las fuerzas de seguridad de Quilmes.

En esos movimientos fue desplazado el entonces titular de la DDI, Marcelo di Rosa, y apartado el jefe de Investigaciones bonaerense, Néstor Larrauri .

La disolución de la Departamental se hizo debido a las “fallas en los procedimientos” para localizar a quienes mataron en 2008 a Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, todos involucrados en la causa de tráfico de efedrina.

Las “dudas” del ministro de Seguridad sobre el desempeño de un sector de la fuerza llegaron al comisario general Larrauri y fue apartado. Sin embargo, diez meses después este jefe policial se retiró sin ningún tipo de sanción.

Con todo esto vuelve un gran interrogante: ¿qué es lo que pasa para que la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad se muestre implacable con los agentes de escasa jerarquía y queden impunes las acciones de los altos mandos?

Un mensaje peligroso

Para el secretario general del Sindicato de la Policía de buenos Aires (Sipoba), Nicolás Masi, “lo peor que nos puede pasar a los bonaerenses es la inseguridad descontrolada. El sálvese quien pueda, más vigente que nunca. El gobierno de Vidal no ha podido demostrar que ha realizado una verdadera purga en la institución policial, y es por ello que algunos de los subordinados están haciendo la suya. Antes, robaban para la corona; ahora, lo hacen también para ellos, total no pasa nada".

Además de Larrauri, pasaron a retiro los comisarios generales Hugo Cunbolo, Marcelo Di Pasqua, Gabriel D'Uva, Pablo Golini, Rodolfo Ojeda y Javier Pometto.

No hay comentarios