Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


La Davis, lo económico y la posibilidad de una final en China

Después de un año y siete meses, Argentina volverá a ser local en una serie de Copa Davis tras el benévolo sorteo realizado ayer en el que ...

Después de un año y siete meses, Argentina volverá a ser local en una serie de Copa Davis tras el benévolo sorteo realizado ayer en el que potencias como Francia, Gran Bretaña, Serbia, España y Croacia quedaron del otro lado del cuadro. El debut será frente a Italia, un rival con el que chocará por tercera vez en cuatro años, y será del 3 al 5 de febrero en una sede que deberá conocerse a fines de noviembre y en la que ya trabaja la Asociación Argentina de Tenis (AAT). Nadie tiene el lugar asegurado y el match podría jugarse en la ciudad de Buenos Aires o en el interior. Por eso la dirigencia escuchará en los próximos días las diferentes propuestas para decidir cuál es la mejor.
equipo británico posa con la Copa Davis luego de haberla obtenido en 2015


El principal punto a favor de tener la Davis otra vez en casa pasa casi exclusivamente por lo deportivo en este caso. Es que una primera ronda de local casi nunca fue redituable -aporta apenas entre el 10 y el 20 por ciento del presupuesto anual de la AAT, aproximadamente- por diferentes factores: la fecha de juego coincide con el período de vacaciones y el rival casi nunca tiene figuras convocantes. Si la lupa se pone exclusivamente en el equipo argentino, en 2017 no será lo mismo que arranque como defensor del título o como finalista con toda la euforia y la desilusión que representaría cada caso, respectivamente; y tampoco será igual si Juan Martín Del Potro decide o no integrar la formación que otra vez será capitaneada por Daniel Orsanic (Clarín confirmó que seguirá el año próximo).

Mientras tanto, la Federación Internacional de Tenis, antes del sorteo, había avisado los cambios que tiene previsto implementar para conseguir dos objetivos que están directamente encadenados: despertar otra vez el interés de los mejores jugadores del mundo por disputar la Davis y, como consecuencia de ello, favorecer la llegada de nuevos auspiciantes. Por eso además anunció su interés de que los partidos sean más cortos (pedido -ruego- de la TV) y por eso quiere implementar el modelo exitoso de la Liga de Campeones de fútbol, del Superbowl y de la Copa de Campeones europea de rugby en la que las finales se programan con licitaciones que ganan las ciudades que mejores dividendos ofrecen a los dueños del negocio. Por esa razón también, de aprobarse la idea no sería extraño que países como Emiratos Arabes Unidos, China o Qatar, sin historia tenística, se queden con las primeras finales de una era de la Davis que, tarde o temprano, llegará.

MARIANO RYAN/CLARÍN

No hay comentarios