Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Misteriosos cheques de Scioli al intendente de Tandil

En medio de la polémica por las denuncias que pesan sobre Daniel Scioli, una información periodística revela un mecanismo utilizado por el ...

En medio de la polémica por las denuncias que pesan sobre Daniel Scioli, una información periodística revela un mecanismo utilizado por el ex gobernador que podría vincularse con la denuncia sobre partidas presupuestarias destinadas a los gastos de la campaña presidencial de 2015.
El hecho se produjo el 10 de enero de 2008 cuando Scioli organizó un encuentro con intendentes radicales en Tandil. Por entonces, el ex motonauta había asumido hacía apenas un mes el cargo de gobernador y había expectación en los intendentes de la UCR por el diálogo que podría iniciarse.


El hecho se produjo el 10 de enero de 2008 cuando Scioli organizó un encuentro con intendentes radicales en Tandil. Por entonces, el ex motonauta había asumido hacía apenas un mes el cargo de gobernador y había expectación en los intendentes de la UCR por el diálogo que podría iniciarse.

En las crónicas de esos días, los artículos periodísticos relatan que el entonces gobernador llegaría a Tandil procedente de la estancia La Morocha, justamente una de las tres estancias por estos días denunciadas por la diputada Elisa Carrió como una de las propiedades de Scioli no declarada y obtenida a partir del delito del lavado de dinero a través de testaferros.

El encuentro tuvo lugar en Colina de los Robles, un complejo turístico enclavado entre las sierras. Lunghi fue el anfitrión y estuvo acompañado por una veintena de intendentes radicales. En la reunión, el gobernador escuchó pedidos de cada uno de los alcaldes. Fue una especie de inicio de agenda de trabajo.

Pero, según revela la web Tandil Diario, durante ese encuentro el entonces gobernador se acercó al intendente Miguel Lunghi y -agradecido por ser el anfitrión del encuentro- le entregó un cheque. "Tome doctor", le dijo. Lunghi un cheque que tenía un monto de 50 mil pesos.

El jefe comunal atinó a decir: "Muchas gracias gobernador. Pero ¿cómo le rindo ésto?". La respuesta de Scioli lo desconcertó: "Úselo para lo que quiera, pero esto no tiene que rendirlo", dijo.

El mecanismo no sorprende a quienes conocen los vericuetos de la burocracia bonaerense. Está claro que no existe forma de evitar rendir un cheque perteneciente al gobierno. Ese cheque tiene una imputación correspondiente. Es decir, una partida, un sector del presupuesto al que está asignado ese dinero. Y, por lo tanto, es imposible que no pueda justificarse qué se hizo con ese dinero.

Como insiste Tandil Diario, al tratarse de dinero declarado y bancarizado, tiene los controles correspondientes tanto del Banco Provincia, como del Tribunal de Cuentas de la Provincia.

La maniobra que algunos se animan a proyectar tiene que ver con el cheque que Scioli entregó a Lunghi haya tenido una imputación ya asignada (por ejemplo, publicidad) pero que el intendente utilice para hacer -por ejemplo- una obra.

En Tandil aseguran que siete meses después, el alcalde radical inauguró el Paseo Intendente Martínez y sostienen que esa obra fue construida con los fondos que Scioli le regaló al intendente Lunghi, en Tandil.

la política on line

No hay comentarios