Page Nav

HIDE

Grid

GRID_STYLE

Classic Header

{fbt_classic_header}

Noticias ya

latest

Sensaciones en VIVO el FIN DE SEMANA


Ordenan un refuerzo de la seguridad del fiscal que imputó a la Presidenta

Por  Hernán Cappiello   |   LA NACION   Pollicita el día en que imputó a Cristina; ahora tendrá custodia. Foto: Santiago Fillipuzzi L...

Por  | LA NACION
La justicia federal dispuso una custodia especial sobre el fiscal federal Gerardo Pollicita, que investiga la denuncia por encubrimiento contra la presidenta Cristina Kirchner, que presentó el fiscal Alberto Nisman días antes de su muerte.
La medida fue dispuesta por la jueza federal María Servini de Cubría al intervenir en una denuncia del dirigente peronista Juan Ricardo Mussa en la que señalaba que había sido intimidado por una persona que amenazó con matarlos a él y al fiscal Pollicita. La magistrada, por precaución, le puso una custodia a Mussa y al fiscal federal, dijeron a LA NACION fuentes ligadas al caso.
Mussa hizo su denuncia en la comisaría 5» de Lavalle y Riobamba y el caso recayó en el juzgado de Servini de Cubría, que estaba de turno hasta ayer.
El Gobierno informó mediante un comunicado que Pollicita cuenta con custodia las 24 horas los siete de la semana desde que quedó a cargo de la denuncia de Nisman, lo que ocurrió la semana pasada.
El Ministerio de Seguridad indicó que la custodia es de la Prefectura Naval Argentina y está en funciones desde que el fiscal asumió la causa. "Pollicita cuenta con custodias de personal y vehículos de la Prefectura tanto en su domicilio particular como en sus oficinas de trabajo", dijo el ministerio.
Y agregó que el miércoles, cuando se reincorpore a su juzgado el juez federal Daniel Rafecas, que está a cargo del sumario, "evaluará con él los ajustes a su custodia a partir de su designación como magistrado en la misma causa".
Rafecas estaba de licencia hasta el 22 de febrero, pero cuando el fiscal Pollicita requirió en la denuncia de Nisman y pidió realizar cerca de 50 medidas de prueba, el magistrado decidió adelantar su regreso de las vacaciones para mañana (ver aparte). En el ministerio explicaron a LA NACION que le pedirán a Rafecas que les transmita si considera necesario un refuerzo e indicaron que "sobre un análisis de riesgo" que se efectúa "se asigna una dotación proporcional" de efectivos.
Fuentes del Gobierno dijeron que informaron del refuerzo de la custodia al fiscal luego de declaraciones de algunos de sus colegas convocantes a la marcha del silencio de mañana, que se habían quejado de que a Pollicita no lo cuidaban adecuadamente.
Lo cierto es que el fiscal federal se manejaba con una custodia limitada que se movilizaba en un viejo automóvil Seat con problemas mecánicos. Ahora le colocaron a un efectivo que lo acompaña con un Ford Focus 2008.
El fiscal, que prefiere el bajo perfil, trata de mantener su vida sin que la custodia modifique sus costumbres ni altere la calma del barrio porteño donde vive.
Tras el fin de semana que siguió a la imputación que realizó contra la presidenta Cristina Kirchner, ayer Pollicita buscó refugio en sus afectos. Hizo ejercicios matinales y por la tarde se alejó de la ciudad de Buenos Aires para desconectarse.
El dirigente peronista Mussa es bien conocido en los tribunales de Comodoro Py 2002 por sus frecuentes denuncias.
Servini de Cubría, acostumbrada a tramitar sus casos, no le dio una entidad particular a su presentación, aunque tomó las medidas del caso para evitar eventuales riesgos.
La denuncia de Nisman contra la Presidenta y el canciller Héctor Timerman porque supuestamente buscaron encubrir a funcionarios iraníes en la causa AMIA quedó la semana pasada en manos de Rafecas. Pollicita es el fiscal que debió intervenir y dar el primer paso formal para la apertura del sumario, como es formular un requerimiento de instrucción e impulsar la acción.
La denuncia de Nisman alcanza además al diputado Andrés Larroque, al piquetero Luis D'Elía y al líder de Quebracho, Fernando Esteche.
Pollicita pidió que Rafecas tome declaraciones testimoniales y realizar un pedido de cruce de llamadas telefónicas entre los imputados en fechas clave marcadas por la investigación de Nisman.
Además de las escuchas, Pollicita ordenó analizar el registro de visitas de la Casa Rosada y realizar un estudio detallado de las celdas de las antenas de celulares para determinar dónde se encontraban los acusados cuando hacían las llamadas.

UN FISCAL EN EL FOCO DE LA CAUSA

Pollicita impulsó la causa contra la Presidenta

DENUNCIA

Nisman denunció a Cristina Kirchner el 14 de enero. La acusó de encubrir a Irán en la investigación del ataque a la AMIA y facilitar la impunidad de los iraníes acusados

JUEZ

Nisman presentó la denuncia en el juzgado de Ariel Lijo, que ya investigaba irregularidades en la causa AMIA

PRUEBAS

Lijo interrumpió sus vacaciones y habilitó la feria judicial para asegurar las pruebas de la denuncia de Nisman, entre ellas cientos de escuchas telefónicas en la que se basó la presentación

RECESO

La causa quedó sin actividad hasta el 2 de febrero, cuando terminó la feria judicial

COMPETENCIA

El caso fue a sorteo y recayó en el juzgado de Daniel Rafecas. Su colega Sebastián Ramos, que lo reemplazaba, lo rechazó, pero el presidente de la Cámara Federal, Martín Irurzun, confirmó su competencia

REQUERIMIENTO FISCAL

Así, Pollicita, de turno con Rafecas, imputó a la Presidenta; pidió realizar casi 50 medidas

No hay comentarios